Las Escapadas de Héctor Urrego: Clásico El Colombiano 40 años

Imprimir

06 Noviembre 2013

View Comments

Las Escapadas del Profe UrregoLas Escapadas del Profe Urrego

En medio del aplauso y el reconocimiento local y nacional, se ha cumplido la versión número 40 del Clásico El Colombiano, una obra de carácter benéfico-deportivo que a través del deporte y en este caso del ciclismo, se ha encargado de llevar alivio año por año, a cientos de entidades que se dedican al apoyo y ayuda de los más necesitados en diversas áreas como la salud, educación, tercera edad, vivienda, etc, a todos los niveles de una sociedad que reclama y necesita cada vez más este tipo de apoyos antes necesidades cada vez a más grandes.

Es el momento de felicitar al importante rotativo antioqueño, su junta directiva y la fundación que lleva su nombre, por haber mantenido desde hace 40 años la irrevocable vocación de servicio y generosidad, organizando al más alto nivel una evento que permite a miles de deportistas recrearse, competir, confraternizar y apoyar causas nobles valiéndose de una herramienta como el deporte y específicamente el ciclismo.

El Clásico que terminó el martes anterior con una especial ceremonia de premiación, seguramente significa para sus organizadores un punto de llegada luego de 40 versiones que han dado campo para la aparición de grandes figuras de este deporte como Santiago Botero, Rigoberto Urán, Mariana Pajón, Carlos Mario Oquendo y tantos otros, pero que también han permitido a los amantes, practicantes y seguidores de la bicicleta, de todas las edades y condiciones, expresar con pedalazos su interés en el objetivo que cada año ha venido proponiendo la Fundación que tiene a su cargo tan magna obra, encabezada por ilustres personalidades.

El Clásico El Colombiano es un ejemplo de superación y adaptación con el paso de los años y no se ha quedado atrás ni viviendo del recuerdo, sino que ha venido siempre renovándose, haciendo propuestas unas más arriesgadas que otras, permitiendo la inclusión de nuevas modalidades del deporte del ciclismo y con ello la participación de un número cada vez mayor de ciclistas que practican por igual cada una de las diversas disciplinas, desde la tradicional carrera de ruta hasta el Short Track, pasando por la pista, el BMX, el Ciclomontañismo, Trial, DownHill Urbano, para abarcar el perímetro y las afueras de Medellín, pero siempre rodeados del interés de todos los antioqueños y en parte, del país que tiene esta obra como un ejemplo por seguir.

María José Jaramillo y Jorge Ovidio González, cabezas principales y visibles de un impresionante equipo de trabajo que es capaz de movilizar casi 3000 ciclistas en tan singular evento, tienen motivos más que suficientes para sentirse orgullosos al presentarle al país y a su departamento, un certamen que debiera replicarse en otras tantas regiones del país teniendo en cuenta todo su significado tangible e intangible. De lo que sí podemos estar seguros es que ellos y todos los integrantes de El Colombiano y la Fundación que organiza el evento, han tomado esta versión número 40 no solo como punto de llegada de un maravilloso capítulo, sino también como el comienzo de otros 40 años en los cuales habrá de seguir la senda trazada desde que comenzara esta fantástica aventura hace 40 años.

Queda entonces solamente, como en las grandes celebraciones, alzar la copa y brindar por todos los éxitos y beneficios alcanzados por el Clásico El Colombiano en el tiempo que ya pasó y deseando lo mejor para el futuro de un evento que hace parte por derecho propio de la historia del ciclismo en Colombia y pertenece con lujo de detalles a la lista de los más grandes eventos del país en materia de beneficio social a través del deporte gracias a una filosofía empresarial ejemplar y a un manejo pulcro y brillante.


blog comments powered by Disqus
back to top